Que tu corazón escuche más que tus oídos…

“ REFLEXION “

Que tu corazón escuche más que tus oídos…
así aprenderás un idioma que se habla a través de los ojos.
Que tu corazón hable más que tu boca…
así cantarás con tu sonrisa.
Que tus manos se llenen con caricias…
así aprenderás a recibir dando…
Que tus pasos no se confundan con el camino…
así podrás conocer las flores de una senda sagrada que, de otra forma, nunca andarías.

Atrévete a aprender
la enseñanza pura
de la palabra que brota del Amor Omnipresente…
Atrévete, y recuerda:
El amar, es virtud de los valientes
que lo son por no temer a la pureza
esa pureza que asusta al gigante,
que desorienta al altivo,
que hace pobre al orgulloso…
que desnuda las verdades.

Por eso…
Haz de ti, un canto
que refleje la Verdad de las verdades;
pues el valiente es el auténtico,
el que tiene la osadía
de amar, cuando todos en temor,
intentan ignorar
que quien le huye a la dulzura, teme
al dolor y a si mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *