LOS MILAGROS RARAMENTE OCURREN EN LA VIDA DE AQUELLOS QUE NO LOS CONSIDERAN POSIBLES…


¿QUÉ ES UN MILAGRO? Partiendo de un enfoque centrado en la espiritualidad, un milagro puede ser cualquier tipo de suceso sorprendente o maravilloso o fuera de lo común, producto de la intervención divina.
¿PARA QUÉ SIRVE UN MILAGRO? Un milagro tiene como finalidad:
1. Causar el bien deshaciendo una apariencia o condición externa negativa a fin de dar fe de la «verdad superior». Por ejemplo: condición externa negativa: escasez; verdad superior: abundancia. Condición externa negativa: enfermedad; verdad superior: salud perfecta.
2. Reforzar la fe de quienes viven el milagro. Como solo la intervención de Dios puede realizarlos, es natural que aumenten su fe.
3. Manifestar el amor y la providencia de Dios, que cuida la vida espiritual de sus hijos.
¿CÓMO CREAR UN MILAGRO? Las cualidades necesarias para precipitar un milagro son: 
1. La toma de conciencia de que estamos siendo cuidados por una fuerza mayor que nosotros mismos, en nuestro caso, Dios.
2. La fe absoluta en el bien, o lo que es igual, la fe absoluta en la verdad superior.
3. Un estado de verdadera gratitud a Dios (de antemano, como si el milagro ya hubiese ocurrido).
Todos tenemos el poder de convertirnos en hacedores de milagros. Una vez comprendamos la naturaleza de lo milagroso y concibamos que son posibles, podremos comenzar a crearlos para nuestro propio bienestar. En consecuencia, comienza a creer en los milagros y busca hoy mismo a Dios y confía en Él a tal punto que aunque tu matrimonio esté muerto o los números de tu cuenta bancaria estén en rojo o tu vida sea un fracaso, aférrate a Dios y solo a Dios hasta que el milagro suceda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *