Hay que detenerse

Hay que detenerse y saber apreciar las cosas que tiene el aire, el viento contra los árboles que los hace vibrar, sentir la naturaleza y los pájaros cantar cada cosa pequeña que nos devuelva el AMAR.

Nada es complicado todo es sencillo, pero nuestra mente juega un papel principal dónde nosotros nos arrastramos, pero por el corazón hay que dejarse llevar, mirar, detenerse, prepararse y observar.

La belleza de lo simple que desde tu interior parte hacia dónde tu atención pongas sin más, una flor, una hierba, un animal, todo cuanto quieras.

Así lo grande se vuelve a veces tan pequeño y lo minúsculo se engrandece, no es por tamaños ni precios, es el aprecio, el amor, el desapego…multitud de regalos que tenemos en este maravilloso Universo……MI UNIVERSO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *