Contenido

Secciones

Ads

Cuarta Aparición: San Miguel Arcangel

| Publicado el 21/09/2014 a las 13:59 13:59 por Publicaciones
Cuarta Aparición: San Miguel Arcangel

22 de septiembre de 1655

En el año 1655 se desató la peste en todo el Reino de Nápoles. Foggia casi se despobló y la muerte negra cobró despiadadamente también entre los habitantes del Monte Gargano. El peligro para Manfredonia y en Monte S. Angelo fue grande. El Obispo, Mons. Giovanni Alfonso Puccinelli, constatada la ineficacia de los medios humanos, recurrió a la poderosa protección e intercesión de San Miguel Arcángel.

Por lo tanto fue en un devoto peregrinaje penitencial con el clero y con el pueblo a la Sagrada Gruta. Después de largas oraciones, lágrimas y gemidos, al alba del 22 de Septiembre, el Obispo vio aparecer al Arcángel en un enceguecedor esplendor, y dijo al Obispo:

SEPA OH PASTOR DE ESTAS OVEJITAS, QUE HE OBTENIDO DE LA SANTISIMA TRINIDAD QUE CUALQUIERA QUE UTILIZA VERDADERA DEVOCION LAS PIEDRAS DE MI GRUTA, ALEJARA DE SU CASA, DE LA CIUDAD Y DE CUALQUIER LUGAR LA PESTE, NARRAD A TODOS ESTA GRACIA DIVINA. VOSOTROS BENDECIREIS LAS PIEDRAS, ESCULPIENDO SOBRE ELLAS LA SEÑAL DE LA CRUZ CON MI NOMBRE”.

Como perpetúa memoria de este grande y nuevo prodigio y como perenne gratitud a San Miguel el pueblo del Monte S. Angelo erigió un obelisco sobre la antigua plaza de la ciudad, que todavía existe, como recuerdo de este hecho histórico, con la siguiente inscripción:

“AL PRINCIPE DE LOS ANGELES
VENCEDOR DE LA PESTE
PATRON Y TUTELAR
MONUMENTO
DE ETERNA GRATITUD
ALFONSO PUCCINELLI”.

Sería muy provechoso restablecer la fabricación de la insignia de San Miguel según el modelo que él ha indicado. Aunque no sea contra la peste que él ha indicado. Aunque no sea contra la peste del cuerpo, convendría que sea con la tremenda peste de las almas, causadas por la ignorancia religiosa y por la destrucción de familia cristiana y por el triunfo general de la Leyes inicuas contra la Ley Eterna de Dios. Antes de la creación visible en la Mente de Dios existía inmutable la ley para cada especie de seres futuros, comprendida también la naturaleza humana.

Fuente: Libro ¿Quién es San Miguel Arcángel? de Gloria Crux.


Compartir:

Comenta